sábado, 13 de octubre de 2012

El Marrakech, hueva repetitiva

Antro Espantapendejos, una de las mejores definiciones que encuentro para esta pocilga. Los más jóvenes, inmaduros, sin mucho presupuesto, ni conocimiento, ni exigencias, también los adultos que se les puede engañar fácilmente, que se impactan con cualquier mugre, juran, es el lugar más divertido del mundo.

Una mala decoración que pretende ser kitsch, música dizque ecléctica que va desde Las Mañanitas de Cepillín, a Rihanna, pasando por Daniela Romo, y uno que otro one hit wonder gringo-ochentero, puede resultar "chistosito", pero ¿cuántas veces, cuántas noches?, la fórmula musical como los asistentes y sus rituales de jotita "prendida, cool" se repiten cada ocho días, una y otra vez, hasta el infinito.

Es un lugar pequeño, el chiste es empujarse, rozarse, madrearse, emborracharse, en bola, en grupo, de la manita. Competencia de copetaxzos, altamente producidas para lucir lo más fresco y casual posible, producidas en serie, sin nada que las distinga a una de la otra, pura niña, jovencita o viejita de mi edad o más, tooooodas son una sola, la Pau, la Gaga, La-na del Rey, nada realmente original, en un sitio, con personas que quieren ser "originales".

La zona, centro, siempre en obras, siempre con sus banquetas rotas, calle mal iluminadas, bolas de adolescentes (que adolecen, que carecen...) y de adultecentes (que insisten en carecer, pese a los años), completan algo nada atractivo. Ni la peda, ni ir en bola, es un sitio que deprime, que jode.

Si quitamos la mezcla musical... ejem... (no creo que mezclen nada, no sé para qué pagan DJ, si siempre pone exactamente las mismas canciones en el mismo orden, una y otra vez, su mismo disco pirata del mercadito)... el audio es de una calidad entre de la chingada y muy mala, el audio rebota en esa caja de cemento, tan pequeña, con altos decibeles para apendejar más los sentidos de los asistentes (no sé si lo necesiten).

Pero como siempre digo, no crean en toda mi amargura y mala leche, vayan por si mismos y comprueben con su experiencia qué sucede y cómo está este lugar. República de Cuba, casi esquina Niños Héroes, muy cercassss de El Viena, El Oasis, y de La Perla, casi frente a La Purísima , en la foto es el local de las cortinas amarillas, sí , su tamaño es el de sólo esas dos cortinas, en cuadro.



2 comentarios:

Marzo Sánchez dijo...

Post un poco hater, pero honesto al final.

Alberto dijo...

jajajajaja perfecta descripción!