lunes, 11 de febrero de 2013

Si es para ti, aunque te quites; si no... (2a parte)

Puedes empezar a leer esta parte, o bien, la primera parte para tener el chisme...digo...la historia completa.

Al mes o dos meses, en otro bar,  re-encontré a este joven osito, que iba sobrio, elegante, de estilo intelectual chic, me acerque, me miró con ese dejo de desprecio, de desdén, de saber qué vas a decirme, ese algo que no podemos evitar los elegidos, los guapos, los mamones, los inteligentes, lo que sabemos de nuestro poder de atracción...

Le dije, algo así como, qué tal, cómo terminaste, qué tal te fue, ¿me ubicas? te lleve a tu depa después de tu super strip en el Tom´s, desayunamos y te deje a la entrada, porque ibas muy mal ¿te acuerdas? y contestó algo así como... ahh gracias, hasta luego, bye... oooooooo seaaaaa, la respuesta fue algo así como "si tú lo dices bien", bye, gracias y me cortó...????

Qué pedo, ¿ni curiosidad por los detalles? ¿pena? ¿lagunas mentales, cruda moral? ¿no recordaba nada de nada? ¿no le gusté nada, no dio ni una muestra mínima, que digo de interés, ya de perdissss de educación?... en fin, me había dado el gusto de salir del Tom´s acompañado de un osito, joven, nice y delicioso; ni pedo, ese fue todo mi gusto y triunfo, no era para mí, y aunque me puse, pues no, no fue para mí, ni la primera, ni esta segunda vez...

Pero si no fue con él, no pasa nada, la vida te pone siempre algo bueno, que seguro sí es para ti, algo que no esperabas, algo que aunque te quites, te toca y te compensa todo lo demás, pues creo que por esas ocasiones vale la pena seguir intentándolo, cada noche, en cada lugar, en cualquier momento, y muchas veces salir con las manos vacías, pero el día que te toca, aunque te quites...

Un domingo, por el centro, viendo la vida pasar, decidí ir a un lugar de ligue y encuentros (esta vez no diré cuál por discreción (jajajajaja). Entré y vi el ganado, más o menos, lo normal. Hasta que vi a un señor que me gustó, un leve de gordito, peludillo, de pelo un poco alborotado, chino, despeinado; hicimos el respectivo cambio de luces y al acercarnos, dimos show frente a todo aquel que quiso ver. Obviamente, ahí coincidimos, ahí nos conocimos, ahí comenzamos rápido y sin trámites un encuentro furioso, fuerte, caliente, con el gusto mutuo y placer complementario muy claros y afianzados

Como si lo necesitáramos o como si nos importarán las miradas de envidia, deseo compartido, vouyerismo, odio, etc.,  este señor y yo decidimos pasar a un sitio más privado. Lo siguiente, pues  ir a un lugar más privado, más cómodo, salimos y nos dirigimos a un hotel de paso (¿existen los que no son de paso? ¿o alguien se ha quedado a vivir en un hotel?).

Y, no entraré en detalles, pero con este señor hubo una química impresionante, creo que ha sido uno de los mejores ¿encuentros? nooooo buuuenooo, que digo encuentro, encontronazo sexual que he tenido, y no es por presumir pero, creo soy bastante aplicado, pero esta vez me lucí, este tipo me inspiraba, fue muy rico, épico es la palabra exacta. Intercambiamos correos y nombres, nos ubicaríamos por el Feisbuk, nos despedimos. Que diferencia cuando algo es para ti.

Y mi osito, el que hace años me hizo striptease en el Tom´s, el borrachín, el que ni las gracias dio, y cuando le recordé la ayuda para iniciar algún diálogo más sobrio, lo único que hizo fue de una forma leve y discreta... mandarme a la verga; Pues a ese jovencito ni lo recordé, ni lo tuve presente durante las horas que pasé con este señor, tampoco lo recordé en mi casa, nunca me vino a la mente ni su imagen, ni su persona, ni su sonrisa, hasta que... al estar en el feisbuk dando de alta el correo-e de este señor y ver las fotos, ver sus fotos... de golpe me vino a la mente su perfecta imagen encuerándose, dándome su ropa, llevándolo a casa, ese osito, jovencito, peludito, era este señor, delicioso con unos kilos leves de más, el mismo con el que acababa de tener uno de mis mejores encuentro sexuales en la vida.

Ese osito era para mí, desde hace años, y ahora sin buscarlo, habíamos coincidido y consumado un idilio que comenzó hace 4 o seis años, una noche, de complicidad, de ayuda, solidaridad y apoyo, de una parte (de la mía, obvio) y de la otra parte (o sea de él) una infinita indiferencia, indolencia, miedo, orgullo; pero ahora, la suerte, la calentura,  el destino, algo en el universo se había alineado para poder estar con este cabrón, ese osito jovencito, veinteañero, era este señor de treinta y pocos, un sueño hecho realidad, un sueño hecho de sexo, del más sucio, del más intenso, del más franco, sin tapujos, sin límites, pero con protección... Si es para ti, aunque te quites, si no aunque te pongas.

Suspiro laaaaaaaargoooooo, profundo y romantíquisímo para terminar...

Qué sigue... ya les contaré...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

El mejor y más esperado de tus cuentos, anécdotas, historias o como desees llamarles. Me ha gustado mucho, tu estilo es bueno, breve y divertido.

Y ya lo sabes: eres un chulo muchachote. Agrega un corazón roto más a tu lista de admiradores, cabrón. ^_^

Editor en Jefe dijo...

Gracias, listo y anotado un corazón más para la lista ((risa malévola de fondo)). Que bueno que te gustó, esta historia es real, y muy apegada a los hechos. Obvio, desde mi visión no de la de mi contraparte.

JUANCITO dijo...

HOLA MI MUY VERGUDO EDITOR EN JEFE:
me gstaria que se diera una vuelta por guanjautao y dos diera un tour por los lugares de ambiente en el estado he escuchado que en leon hay bares y baños de vapor con bueno chavos y vergas deliciosas igual y asta quedamos para no quedarme con las ganas un saludo y espero siga provocandome orgasmod intensos con su blog

Editor en Jefe dijo...

En cuanto vaya a León te avisaré. Ya he contado la falta de ambiente en Guanajuato capital; dije ambiente, no de jotos, que de esos hay muchos.

JOSE DE JESUS GARCIA ZAVALA dijo...

!!!!!!!!!!!!!!!!! no pues me dejaste de a seis !!!!!!!!!!!!!!!